_DSC3337__web..jpg
 

Mi nombre es Sara. 

La fotografía siempre ha estado muy presente en mi vida. Cuando era pequeña y fotografiaba a mi familia con la cámara de casa analógica, siempre les cortaba la cabeza, lo que me hacía intuir un gran futuro en esta carrera de fondo.

Esclava de la luz, la atmósfera y las palabras que no se dicen.

Málaga, 1985